nota

Este Blog está dedicado a mi padre, a su obra de vida, a sus ideas, pero por sobre todas las cosas a su constancia. Al académico, padre y abuelo.
Se agradecen los comentarios inteligentes, que aporten al debate intelectual, que complementen o contrasten los artículos publicados, desde una óptica de respeto por las ideas, incluso aquellas que no se comparten.

viernes, 27 de abril de 2012

No podemos descuidar nuestros temas ni regalárselos a nadie


Por: Susana Méndez
Fecha: 2012-03-19 
Fuente: CUBARTE 

El volumen  De la confrontación a los intentos de “normalización”, La política de los Estados Unidos hacia Cuba, de los investigadores Elier Ramírez Cañedo y Esteban Morales Domínguez fue presentado en el pasado Sábado del Libro.

El libro en cuestión aporta una mirada diferente, al tan tratado asunto de las relaciones entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos, vistas éstas en la mayoría de los abordajes anteriores, desde la perspectiva de la crudeza de la confrontación, y ahora se analizan los intentos de aproximación que comenzaron en  la década del 60.

Rafael Hernández, politólogo y director de la revista Temas, tuvo  a su cargo la presentación en cuyos inicios calificó al título de «contribución única» y seguidamente expuso los aspectos que explican esta categorización.

«Nuestra historia de las relaciones exteriores, y en general la historia de la Revolución, rarísimamente se intenta escribir utilizando documentos no conocidos, clasificados o que no han tenido difusión pública (…) La historia basada en las fuentes públicas es una historia basada en un aspecto parcial del problema, decía José Martí “en política lo real es lo que no se ve”».

Explicó a continuación que los autores de este libro, tuvieron el privilegio de acceder a algunos documentos que no han sido publicados nunca, de contar con informes internos de los negociadores cubanos, con versiones taquigráficas de entrevistas a las más altas figuras del gobierno de la Isla con representantes de la administración de los Estados Unidos, no solo las versiones norteamericanas, sino las recogidas en Cuba en forma de grabaciones y versiones taquigráficas; «solamente por eso esto es un libro excepcional de historia de Cuba, aseguró el politólogo».

Dividido en cinco capítulos, el volumen de 275 páginas de texto y 110 de documentos norteamericanos, contiene además, epílogo, cronología de algunas importantes conversaciones secretas entre autoridades de los Estados Unidos y Cuba, y la relación de las fuentes consultadas tanto bibliográficas, periódicas, documentales, así como las entrevistas y un anexo.

«La selección de los documentos norteamericanos me parece útil para ver cómo los protagonistas de esta historia pensaban, sentían, opinaban y proponían, que no es lo que necesariamente después al ser entrevistados dicen», aseveró el investigador.

Al examinar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en las épocas tanto de Ford y de Kissinger, como de Carter, el libro pone el tema en contexto internacional, lo cual es fundamental en opinión del estudioso, en tanto  estas relaciones « no son un asunto bilateral, transcurren en África, en América Latina, en América Central, para no hablar de las relaciones durante la Guerra Fría entre Estados Unidos- Cuba,  la Unión Soviética- Cuba».

Al final de su intervención Hernández declaró: «Este es un libro de historia, no es un libro sobre el futuro, no es un ejercicio de futurología, trata de entender la historia real de las relaciones entre los dos países; (…) es una contribución para entender el presente y creo que va a ser de provecho no solo para los que se interesan por el disfrute de la historia, para aprender acerca del pasado, sino para poder explicarnos la actualidad y para poder pensar también el porvenir».

El doctor en Ciencias Históricas Elier Ramírez Cañedo al intervenir manifestó «pensamos que si bien el pueblo cubano está indudablemente curtido en la confrontación con el gobierno de los Estados Unidos debía también prepararse para la negociación y para participar en un posible escenario de proceso de normalización de las relaciones, pues en este terreno también hay que saber salir airoso, sin ceder en un ápice en lo que respecta a nuestra soberanía y nuestros principios».

Comentó que el libro puede ofrecer mucha luz a los cubanos, en especial a los más jóvenes sobre los móviles, los intereses y los objetivos que ha perseguido el gobierno de los Estados Unidos en los reducidos momentos en que se ha planteado la posibilidad de explorar la normalización de las relaciones con Cuba, proceso que solamente se ha puesto de manifiesto hasta hoy en las administraciones del republicano Gerard Ford, de 1974 al 77 y del demócrata James Carter, de 1977 a 1981.

Memorandums de conversaciones entre autoridades de ambos países y de análisis presidenciales, documentos de consulta y debate sobre la política  hacia Cuba entre las principales figuras del ejecutivo estadounidense, directivas presidenciales, informes de congresistas, cables enviados por la SINA en La Habana al Departamento de Estado y viceversa, entre otros materiales, fueron consultados en el proceso de esta investigación que tuvo como base la tesis de maestría y luego de doctorado de Elier Ramírez Cañedo.

Ambas tesis contaron con la tutoría del doctor en Ciencias Históricas y en Ciencias, Esteban Morales, quien por su parte planteó que el tema de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos «constituyen una parte esencial de nuestra confrontación política, ideológica y económica con los imperios que quieren ahora, parece, volver a repartirse el mundo; no puede haber tema importante de nuestra realidad interna o internacional que nosotros descuidemos porque se convierte en arma de ataque contra nosotros».

Seguidamente enfatizó: « lo que no se puede jamás soslayar es la responsabilidad de tratar estos temas nosotros mismos, porque quien nos dice cómo fueron las cosas, nos puede decir perfectamente cómo tienen que ser ahora  y cómo tienen que ser en el futuro, por tanto la primera interpretación de cualquier hecho histórico interno o externo tenemos nosotros, nuestra intelectualidad, nuestros científicos, que ser los primeros en dar la versión.

Nosotros no podemos descuidar nuestros temas y tienen que ser tratados a profundidad, teniendo en cuenta que en el mundo en que vivimos los temas políticos, pueden convertirse, de hecho lo son, y Estados Unidos los utiliza así, como instrumentos de una diplomacia agresiva, por tanto nosotros no podemos descuidar nuestros temas ni regalárselos a nadie, tenemos que tratarlos nosotros mismos con valentía y con precisión, para de verdad poder defendernos».

Temática: Libro y Literatura

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada